Bootcamp en hacking ético: tipos de ciberataques

2 min


hacking etico

La digitalización y las nuevas tecnologías han provocado un cambio de paradigma en una actualidad en la que estamos cada vez más conectados. Ya no es extraño que las empresas mantengan sus datos y los de sus clientes de forma segura en una plataforma online que aseguran a través de distintos métodos de programación. Debido a la alta demanda de las compañías en estos servicios, estas han dispuesto nuevos puestos de trabajo que, precisamente, serán dedicados a la ciberseguridad de la empresa. Para cubrir la demanda de estos nuevos empleos surgen los másteres, cursos o bootcamps en hacking ético que formarán a sus estudiantes en conocer cuáles son las vulnerabilidades o fallas de seguridad en los sistemas y adelantarse a los ciberataques.

Se estima que, durante la pandemia, los ciberataques aumentaron en un 25% comprometiendo todo tipo de información tanto de empresas como de particulares. De ahí a que cada vez sean más comunes las formaciones con bootcamps en ciberseguridad y hacking ético que pretenden crear a profesionales con el fin de que las empresas puedan cubrir sus necesidades en materia de la protección de sus datos y los de sus clientes. 

Los estudiantes del bootcamp full stack se encargarán de poner en práctica las barreras creadas por los expertos en ciberseguridad ya que conocerán cómo programarlas en el Back-End de cada página o aplicación web como forma de prevención para que la empresa responda frente a los ciberataques. Estos pueden ser de varios tipos:

  • Malware: Se trata de un software que se instala en un sistema informático sin el consentimiento del propietario. Puede invadirle a través de un código legítimo, aplicaciones o replicarse en internet. Esto puede llevar a que el sistema sea secuestrado a través de un ransomware, se instale un software espía que recoja información sobre el usuario o que sea alterado el funcinamiento del dispositivo.
  • Phishing: Es un tipo de ataque que entra al dispositivo a través de un correo electrónico o un mensaje que, aparentemente, procede de una fuente de confianza. Así, el recibidor deposita su confianza en él y clica así el enlace que lleva adjunto con el que, sin quererlo, transmitirá datos personales al atacante.
  • Descarga oculta: En este caso, los ciberatacantes piratean sitios web no seguros para insertar así un script en el código http o PHP de las páginas web. De esta forma instalan un software malicioso en el ordenador de un visitante al sitio web a través de una descarga oculta.
  • Ataque con intermediario: Se trata de un ciberataque que intercepta el intercambio cifrado entre dos ordenadores para descifrar así su contenido. El hacker conocer qué han dicho ambas partes y puede hacerse pasar por una de ellas. Esto es utilizado para suplantar la IP de un cliente o para suplantarlo utilizando mensajes antiguos.
  • Escucha clandestina: Este ciberataque es el resultado de interceptar el tráfico de la red. El ciberatacante puede conocer tanto los números de tarjetas bancarias como las contraseñas u otros datos de carácter sensible del usuario. El cifrado suele ser la mejor protección contra este tipo de ciberataque.
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.